Ir al contenido principal

Igor Ivanov - La nueva diplomacia rusa

Igor Ivanov escribió este libro mientras era ministro de asuntos exteriores ruso, por ello, La nueva diplomacia rusa está marcado por los matices del gobierno ruso del 2002.

La intención del libro es dar una visión sobre los objetivos principales de la Federación Rusa en la política internacional y sobre su papel en la "nueva arquitectura mundial".

Ivanov aboga por una nueva arquitectura multipolar en contraposición a un modelo unidimensional de "países privilegiados" que impongan unas determinadas reglas de juego y actúen unilateralmente, algo que el autor hace entrever mencionando a EEUU. Pero vayamos por partes.

Estructura
  • El libro se divide en cuatro capítulos entre los cuales se pueden distinguir tres divisiones. Los dos primeros capítulos están relacionados con los problemas de la política exterior rusa y con la formación del nuevo orden mundial.
  • El tercero indica los vectores de la política exterior de Rusia o las principales relaciones que mantiene con las diferentes zonas del mundo.
  • Para finalizar, Ivanov analiza la diplomacia que se tendrá que llevar a cabo en el futuro.
  • Los anexos de la obra vienen a contemplar lo argumentado en el libro. Son declaraciones y documentos oficiales claves para entender la política exterior rusa.
Ideas centrales

En toda la obra se intenta hacer ver al lector que desde los acuerdos de Belovezhskaia Puscha, a partir de 1991, se ha llevado una importante labor hacia la transformación política, social y económica desde lo que era la URSS hasta lo que ahora es la Federación Rusa. Todas las acciones estarían encaminadas a hacer que la política exterior rusa fuese vista como previsible y estable.

Por otra parte, su política exterior actual está conformada por elementos de continuidad y por elementos nuevos en la diplomacia, recogiendo aspectos positivos de todas las épocas históricas que ha vivido Rusia.

Pero pese a todo, Igor Ivanov deja bien claro que los intereses nacionales son la máxima prioridad rusa, que aludiendo a Gorchakov sostiene que
el deber primordial de Rusia consiste en complementar las transformaciones internas. Del cumplimiento de esta tarea depende el futuro de Rusia y de todas las naciones eslavas (pág. 56)
Junto con esta mirada hacia la política interna, estrechamente vinculada con la exterior, Ivanov defiende una percepción realista de los procesos internacionales, el sostén de los intereses nacionales y su hábil defensa en las situaciones más comprometidas.

Las metas generales para Ivanov son, el proyecto de formación de un mundo multipolar que tuviera por base el respeto de los intereses de todos los países sin excepciones, basado en la primacía del Derecho Internacional y del fortalecimiento de los mecanismos democráticos multilaterales de gestión de procesos mundiales; asegurar el papel central de la ONU y la responsabilidad principal del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para elmantenimiento de la paz y seguridad internacionales, interés en consolidar la estabilidad estratégica, la no proliferación de armas nucleares y convencionales; la lucha contra el narcotráfico y el terrorismo, etc.

Los organismos de este orden multipolar son las organizaciones internacionales como la ONU (que tendría un papel central), las alianzas regionales (por la integración política y económica) y las relaciones bilaterales (Europa para Rusia, como una asociación estratégica), cuyo objetivo final sería garantizar las necesidades particulares y los intereses de la Comunidad Internacional.

Por otro lado, Ivanov destaca el hecho de que actualmente hay una demanda de nuevos organismos para la resolución de crisis humanitarias, critica severamente el uso de los términos "intervención humanitaria" y "soberanía restringida" como una forma de violar las leyes internacionales.

Además propone un control de la globalización por la Comunidad Internacional, ya que este nuevo fenómeno sólamente ha repercutido positivamente a un limitado grupo de países desarrollados, profundizando cada vez más las diferencias entre Estados a través no sólo de medios económico-financiros, sino también a través del acceso a los medios de comunicación.

Otro punto destacado del libro es la defensa de los Derechos Humanos, cuya causa principal de su precariedad, según Ivanov, sería la decadencia y la destrucción de las instituciones del Estado. Por lo tanto el autor defiende el principio de igualdad soberana entre los Estados y propone una reducción de la intromisión por asuntos internos a causa de los Derechos Humanos.

Un problema grave que distingue Ivanov es el relacionado con el Tratado sobre misiles antibalísticos (ABM) del año 1972. Muestra su preocupación por la creación de un sistema estratégico de defensa antimisiles o escudo antimisiles por parte de Estados Unidos, prohibido en el Tratado, demostrando asimismo que los norteamericanos se embarcan en actor unilaterales para obtener una ventaja militar y tecnológica.

Ni que decir tiene que como abanderado del desarme, Ivanov está totalmente en contra del escudo antimisiles. Sin embargo, está en contra también de un enfrentamiento directo y quiere poner como única opción la diplomacia. La consecuencia principal de la creación de este sistema de escudo antimisiles de EEUU sería el hundimiento del sistema de acuerdos para el control internacional de armas y la subsiguiente inestabilidad regional y mundial, algo que va en contra de los intereses de la Federación Rusa. Ésta pretende profundizar en las negociaciones para reducir las armas nucleares, las de destrucción masiva y las convencionales, con el fin de mantener un entorno estable y así poder concluir el período de transformación interna rusa.

Pilares del sistema

Uno de los pilares del sistema propicio para los intereses rusos es el mantenimiento de la seguridad global, que plantea el desarrollo del proceso de desarme a partir de acuerdos de cooperación internacional y el fortalecimiento de la paz y seguridad a escala mundial y regional, siguiendo en su línea con la crítica al unilateralismo. La base para solucionar distintos conflictos, según Ivanov, se encuentra en el marco de la ONU y sus mecanismos de cooperación internacional, promocionando los derechos y libertades del individuo.

Por otra parte, el interés ruso está en el fortalecimiento de la ONU, para seguir manteniendo la paz y seguridad, y conseguir un equilibrio entre Estados en esta época de globalización. Los nuevos temas que deben tener en consideración las Naciones Unidas serían el terrorismo internacional, el tráfico de drogas y el crimen organizado. Para ello Ivanov propone la creación de nuevas normas de Derecho Internacional, la mejora de los mecanismos de resolución de conflictos y el logro de un Consejo de Seguridad más representativo. En este punto Ivanov prosigue con su crítica al unilateralismo a la hora de sancionar y llevar a cabo acciones. Para él no hay otra perspectiva abierta más que el multilateralismo en torno a la ONU.

Vectores de la política exterior rusa

La CEI. Un objetivo de suma importancia que se plantea Rusia consiste en incrementar los esfuerzos pacificadores ante todo en el área que abarca la CEI. Gracias fundamentalmente a la política pacificadora rusa se ha logrado poner fin a acciones militares en Transdniestria (ver mapa 1), Abjasia, Osetia del Sur (recordemos está hablando de 2002) y Nagorni Karabaj (ver mapa 2 para estas tres regiones, Abjasia al noroeste de Georgia, Osetia del Sur, una pequeña región georgiana al norte, fronteriza con Rusia, y Karabaj, un reducto armenio dentro de Azerbayán). Para ver los mapas más grandes, haz click en la imagen.

MAPA 1: TRANSDNISTRIA

MAPA 2: ABJASIA, OSETIA DEL SUR Y NAGORNI KARABAJ

Sin embargo, en muchas zonas siguen existiendo posibilidades de cataclismos que, a la par de las fronteras transparentes, el tráfico de armas sin control alguno y los refugiados en todo el espacio de la CEI, afecta de modo directo a la seguridad de Rusia. En estas condiciones es necesario aplicar todas las medidas que sean apropiadas para conseguir llegar a un sólido arreglo político.

Una de esas líneas prioritarias e importantes de la política exterior rusa es seguir impulsando los procesos de integración dentro del marco de la CEI. Un concepto promovido por Rusia es el basado en una integración de los miembros de la CEI a diferentes velocidades y basada en principio de buena vecindad, el respeto a la soberanía y la independencia. La tarea prioritaria de la política exterior rusa es garantizar el disfrute de los derechos e intereses de la población de origen ruso en los países de la CEI y del mar Báltico.

MAPA 3: CEI
Ivanov está totalmente en contra de la actuación de terceros en la zona de la CEI, que podrían perjudicar a los intereses rusos, ya que regiones como el Cáucaso o Asia Central tienen grandes reservas de recursos energéticos, tanto como de gas como de petróleo.

El autor se muestra optimista a la hora de opinar sobre el futuro de esta organización: "la CEI tiene capacidad para convertirse en una influyente organización regional que promueva el bienestar, la cooperación y la buena vecindad en todo el antiguo espacio soviético" (pág. 136). Sin embargo, existen problemas como la relación entre la cooperación bilateral y multilateral, la consideración de los factores económicos y políticos y los objetivos a corto plazo.

Europa. El ingreso en el Consejo de Europa por parte de Rusia significa su ansiado reconocimiento como un actor relevante en el continente europeo y el éxito de su democracia. Un lugar central en la interacción de Rusia con los Estados europeos lo ocupa el objetivo de crear un mecanismo de seguridad del siglo XXI, un sistema paneuropeo basado en el principio de indivisibilidad y de seguridad de los países del continente, así como el de formar una Europa democrática y única, exenta de líneas divisorias.

MAPA 4: EUROPA
Este sistema de seguridad debería ir acompañado por la transformación de la OSCE en un duro diálogo entre las distintas zonas para conseguir ese sistema de seguridad. Sin embargo, esto se contrapone con lo que es la OTAN, que según Ivanov sigue siendo un bloque militar más que una organización en pro de la defensa de Europa.

Rusia ha emprendido enérgicas búsquedas de vías de interacción con la OTAN en condiciones paritarias. No obstante, los proyectos de expansión de la OTAN al Este suscitan preocupación a Ivanov. Rusia sigue firme en su actitud negativa hacia la expansión de la OTAN porque considera que esto contradice sus intereses.

En el curso del diálogo no sólo aspira a sostener determinadas relaciones con la OTAN, sino a proseguir enérgicas actividades a fin de eliminar sus preocupaciones y reducir al mínimo los aspectos de la actividad de esta organización que puedan perjudicarles. Pero los efectos negativos se podrían disminuir, si Rusia y la OTAN firman un acuerdo de carácter jurídicamente obligatorio, que recoja las condiciones tales como la no difusión de la infraestructura militar de la OTAN en los países miembros que jure de la misma, la obligación de no emplazar armamentos nucleares en las proximidades de la frontera rusa, la adaptación a la actual situación de las restricciones de flanco previstas en el Tratado FACE y otros convenios.

Por lo que se refiere a la cooperación, Rusia y Europa colaboran dentro de las esferas cultural, política y económica. Llegando a decir Ivanov que la meta de estas relaciones es elevarlas hacia una asociación estratégica, porque es una cooperación mutuamente beneficiosa para ambas partes.

Estados Unidos. Rusia y EEUU están llevando a cabo una reducción sin precedentes de las armas estratégicas. Ambos países tienen muchos intereses comunes, incluidos los de carácter estratégico. Rusia apoya cualquier iniciativa orientada a limitar los armamentos nucleares estratégicos estadounidenses y rusos, a crear condiciones favorables para rechazar la antigua "paridad del miedo", así como contribuye a la elaboración de las medidas de no proliferación de las armas nucleares y a la concesión de garantías más sólidas a los Estados no nucleares.

En esta parte de La nueva diplomacia rusa Ivanov sigue con su crítica al unilateralismo de EEUU, ya no sólo por su salida del Tratado ABM antes mencionado, sino también por el rechazo norteamericano a la entrada en vigor del Tratado START II y por el restraso en la elaboración del START III, ya que EEUU quiere sustituirlo por decisiones unilaterales de desarme, y plantean que Rusia es superior en armas nucleares no estratégicas. Ivanov nos dice que la Federación Rusa está dispuesta a tomar medidas para su propio desarme, que ya a comenzado.

Las relaciones con EEUU también están influidas por la incorporación de Rusia al G7, transformado en Nápoles desde 1994 en G8, y por el ingreso de la Federación Rusa en el FMI, en el Banco Mundial y en el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD).

MAPA 5: ESTADOS UNIDOS
Otro punto realmente interesante han sido los avances relacionados con la cooperación económica, sobre todo en materia de inversiones relacionadas con el sector petrolífero y energético.

Una divergencia interesante es la que apunta Ivanov en la cuestión de las intervenciones de EEUU. La Federación Rusa no admite las pretensiones de Washington de ser un árbitro final de las relaciones internacionales. Pero esto no significa que deba originarse un conficto, sino que las necesidades rusas pasan por construir unas relaciones estables con EEUU.

Asia-Pacífico. Por lo que respecta a Asia, Ivanov señala que las distintas potencias nucleares están interesadas en la zona por su creciente desarrollo económico y tecnológico. Rusia está interesada en mantener el equilibrio, la multipolaridad y la paz en la región, cuyos principales problemas son los conflictos fronterizos y territoriales, el terrorismo, el tráfico de drogas y armas, y el crimen transnacional.

El proyecto que apunta Ivanov es el de impulsar la integración política y económica y crear un espacio de seguridad regional para mantener la estabilidad. La colaboración sería energética, económica y de inversiones, y de transporte. Las principales relaciones mantenidas por Rusia son con China, la India, Japón, Irán y con las dos Coreas, con éstas últimas contribuyendo a la reconciliación entre ellas.

MAPA 6: PAÍSES DEL ÁREA ASIA-PACÍFICO
Por lo que respecta a los conflictos como los de la India con Pakistán, Rusia pretende la normalización de las relaciones entre estos Estados para mantener la seguridad regional. Aparte de esta resolución de conflictos, la Federación Rusa está interesada en promover las alianzas subregionales y crear un sistema de seguridad colectiva, cuyo centro sería el Foro Regional de la ASEAN para los Problemas de Seguridad.

Oriente Próximo. En relación con Oriente Próximo, Rusia está interesada en la pacificación de la región, y por eso participa en las negociaciones entre los bandos en conflicto: los árabes e israelíes. Rusia aboga por un estatuto permanente para los territorios palestinos, pero Ivanov también señala que "resulta contraproducente una monopolización de las actividades mediadores por un único Estado" (pág. 187), por lo que está a favor de la multilateralidad para resolver conflictos de este tipo.

MAPA 7: PAÍSES DE ORIENTE PRÓXIMO
El punto central de los intereses rusos en la zona sería la de que ésta fuese un área libre de armas de destrucción masiva a partir de medidas políticas y no militares, como lo que no está ocurriendo en Irak. Además Rusia está interesada en la reconstrucción de Oriente Próximo levantando sanciones e intentando que se normalicen las relaciones entre los Estados de la región.

Latinoamérica. Como Ivanov señala, "las relaciones con América Latina y los Estados caribeños son una línea independiente de la multivectorial política exterior rusa" (pág. 190). Estos Estados comparten con la Federación Rusa el interés de reforzar la diplomacia multivectorial, fortalecer la ONU y adherirse al Derecho Internacional. Además tienen en común las transformaciones hacia la democracia y las reformas económicas, y que apoyan el mantenimiento del Tratado ABM del 72 como base de la estabilidad estratégica.

MAPA 8: LATINOAMÉRICA
Los intereses rusos en estos Estados son los de promocionarlos internacionalmente e intensificar la colaboración económica y cultural. Por esta razón Rusia está en contra del bloqueo a Cuba, uno de los principales socios económicos rusos en la zona, junto con Brasil, Ecuador, Argentina y Chile. Lo que ocurre en la realidad es que hay problemas como la distancia y la crisis económica desde 1998, que hacen que estos contactos bilaterales tengan menos fuerza de la deseable.

África. Rusia pretende tener relaciones con los países africanos para construir un nuevo orden internacional y resolver los problemas económicos y comerciales globales atendiendo al Derecho Internacional, tanto dentro de la ONU como a través de contactos bilaterales.

MAPA 9: ÁFRICA
Los problemas de esta zona se centran en la pacificación total de Angola y del conflicto entre Etiopía y Eritrea, y lograr un desarrollo económico que permita inversiones recíprocas entre compañías rusas y de estos Estados.

Conclusiones

Los aspectos centrales de la nueva diplomacia rusa para el futuro son:
  • El G8, para estar dentro de los debates sobre cuestiones referentes a la globalización.
  • La OMC, para promover la gradual liberación económica hacia una total economía de libre mercado y que así sea vista por el resto de la Comunidad Internacional.
  • Una gran cooperación económica y comercial en materia de inversiones e integración para fomentar los sectores industriales nacionales.
  • Promoción de la cultura rusa y su desarrollo a través de la cooperación con otros países de forma bilateral y multilateral en el ámbito académico a partir de la UNESCO.
  • La renovación de formas y métodos de la diplomacia a partir de decisiones tomadas gracias a un análisis científico.
El libro concluye haciendo una síntesis entre la política exterior y la interna, cuyos objetivos principales son el desarrollo de la economía y sociedad rusa, por lo que primero se debe concluir un proceso interno de transformación y uno externo de consolidación y estabilidad.

El problema de La nueva diplomacia rusa es que se propone tal cantidad de objetivos que da la sensación de que Ivanov no es nada realista. A mi parecer, creo que se propone cooperar en tantos frentes para fortalecer y estabilizar su posición, e incluso que las grandes potencias vean a la Federación Rusa como una aliada o un socio igualitario, y no como un Estado en vías de desarrollo y con una economía mixta.

En general, se puede decir que Ivanov propone una visión bismarkiana de las relaciones internacionales: el ser consciente de las debilidades del propio país y relacionarse con cuantos más Estados les sea posible, aunque basándose en el Derecho Internacional y en la primacía de la ONU. Y siguiendo los intereses rusos parece que es ésta la única alternativa que tienen para la normalización de sus relaciones exteriores en todos los ámbitos.

Bibliografía:
  • IVANOV, Igor, La nueva diplomacia rusa. Diez años de política exterior. Alianza Editorial, Madrid, 2002.
  • Tratado ABM
  • Tratado FACE

Comentarios

Allan Buckobeck ha dicho que…
oye me gusto mucho su blog, me agradan lso temas internacionales y en realidad estoy interesado en profundizar en temas de Seguridad Internacional.
Nair ha dicho que…
No entiendo a qué te refieres con seguridad internacional. De lo que yo hablo aquí es de la seguridad nacional de la Federación rusa vista por un autor, ex diplomático y ex ministro de asuntos exteriores ruso.

Si quieres profundizar más, lee todos los periódicos que puedas de todos los países que puedas (yo estoy suscrita tanto a periódicos/revistas norteamericanos como europeos, a dos chinos, dos agencias de noticias rusas) y busca libros de referencia.

Es el único consejo que te puedo dar.

Entradas populares de este blog

Zbigniew Brzezinski - El Gran Tablero Mundial (La supremacía estadounidense y sus imperativos geoestratégicos)

Este libro de geopolítica de Zbigniew Brzezinski, publicado allá por el año 98, se divide en tres partes. Una introducción a lo que es la teoría central, después la aplicación de esa teoría a las diferentes zonas de Eurasia y para terminar, sus conclusiones.

Me centraré más en el tipo de geoestrategia que propone el autor para Europa, Rusia, Transcáucaso y Oriente, las zonas en las que se encuentra el tablero de ajedrez según la metáfora del libro, y en donde Brzezinski cree que puede surgir un rival de EEUU.

Empezaré introduciendo las cuatro cuestiones básicas que se tratan en El Gran Tablero Mundial: en primer lugar, hay que partir de que EEUU son la única superpotencia global militar, económica, tecnológica y cultural, y que Eurasia es el principal campo de juego, así que EEUU tendrían que actuar como árbitro, por su posición dominante, ya que de este modo son imprescindibles para resolver las cuestiones internacionales principales.

En segundo lugar, Brzezinski ve a EEUU como el único…

El choque de civilizaciones de Samuel Huntington

El choque de civilizaciones es una polémica obra de relaciones internacionales. En primer lugar, Samuel Huntington la publicó como artículo en la revista Foreign Affairs y tres años después la idea se plasmó en este libro que paso a comentar.

Tesis central

La tesis fundamental de Huntington es tratar de definir el teoría del choque de civilizaciones. Hungtinton utiliza el término civilizaciones porque se centra en explicar los grandes movimientos políticos generalistas y los movimientos culturales de la Historia, a través de la influencia que puedan ejercer entre sí las diferentes civilizaciones. Según Hungtinton:

La política mundial está entrando en una nueva fase en la que la fuente fundamental de conflictos no será ideológica ni económica; las grandes divisiones de la humanidad y las principales fuentes de conflictos serán culturales, entre naciones y grupos de civilizaciones diferentes.

Por ello, una civilización es una cultura más o menos cerrada, con una tradición cultural hermética…

Henry Kissinger - Diplomacia (comentario)

Henry Kissinger ha escrito uno de los libros que más me han impactado. No tanto por su volumen (casi 1000 páginas) sino más por su lenguaje, directo, sin florituras. Un libro en el que expone su teoría en el primer capítulo, hace una recensión en el último, y por el medio hace un recorrido histórico desde el siglo XVII hasta el final de la Guerra Fría.

En Diplomacia, Kissinger señala las directrices de la política exterior norteamericana para el comienzo del siglo XXI y para crear un nuevo orden mundial. La tesis central del libro viene marcada por el interés del autor en hacer que la opinión pública de EEUU vea que las actuaciones de sus dirigentes van encaminadas a proteger las prioridades del país.

El equilibrio de poder

En primer lugar, trata el período del Congreso de Viena, que llevó consigo una etapa de "paz" durante casi un siglo. De aquí surge el equilibrio de poder (siglo XVII) y se originó porque ningún país podía ser lo bastante fuerte como para imponerse a otro y d…